Tratamientos contra las alergias

31

alergias

Las alergias las sufren cada año aproximadamente un 20% de la población, siendo más habitual durante la primavera, cuando hay más polenes concentrados en el aire. Entre los síntomas de la alergia encontramos sobretodo problemas respiratorios como la rinitis y el asma, y cutáneos como los picores propios de la dermatitis atópica causante de los eccemas.

Hoy día existen diversos tratamientos contra las alergias, tu alergólogo te hará las pruebas de alergia correspondientes y te recomendará el que mejor se ajuste a tu caso concreto.

La alergia es la reacción de hipersensibilidad a sustancias inofensivas que producen respuestas inadecuadas o exageradas en nuestro organismo. Los principales causantes de las alergias son los pólenes y los ácaros del polvo, pero también hay muchos alérgicos a animales, alimentos o medicamentos.

La polinosis o alergia a los polenes suele presentarse más en los ambientes rurales que en las grandes ciudades, ya que en estas ultimas no existe tanta concentración de polen como en plena naturaleza. Pero no por ello las personas que viven en ciudades pueden estar tranquilas, de hecho la contaminación del aire potencia el efecto alérgico de los pólenes. Además en las ciudades las gramíneas o malas yerbas son muy comunes tanto en los bordes de las carreteras como en descampados.

Los síntomas pueden ser muy variados, pero suelen afectar más al aparato respiratorio en el caso de los pólenes, ácaros y pelo de animales:

  • Asma bronquial: se diagnostica cuando se tiene dificultad para respirar acompañada o no de sibilancias o ruidos en el pecho durante la respiración.
  • Rinitis alérgica: también es muy común y suele presentarse en forma de estornudos, picores de nariz y/o garganta, y una secreción nasal acuosa exagerada causante de una consecuente obstrucción nasal.
  • Conjuntivitis: picor de ojos que se irritan y lagrimean excesivamente ante la presencia del polen.
 Tratamientos contra las alergias

Evitación o desalergenización: prevenir el contacto con los alergenos causantes de los síntomas tomando las medidas oportunas.

  • En el caso de los pólenes en las épocas de más concentración se debe permanecer en casa con las ventanas cerradas y tener filtro antipolen tanto en aire acondicionado de casa como en el coche.
  • Para salir de casa ponerse también una mascarilla con filtro antipolen.
  • No colgar la ropa o sábanas fuera para que se sequen, pues se llenarían de polen.
  • En la playa hay menos polen, los alérgicos pueden tomarse las vacaciones en primavera para paliar los síntomas.

Tratamiento farmacológico: antihistamínicos, inhaladores broncodilatadores de corticoides o antileucotrienos y cremas tópicas son los fármacos más recetados para aliviar los síntomas de las alergias siempre con las indicaciones que indique el médico o alergólogo.

  • Antihistamínicos: los avances han logrado que cada vez actúen durante más tiempo minimizando los efectos secundarios, por lo que cada vez son más efectivos y dan menos sueño, reduciéndose la dosis a una sola pastilla diaria. Los antihistamínicos anti-H1 son los más recomendados de este tipo y son muy demandados por los alérgicos.
  • Inhaladores: los inhaladores hacen que el medicamento llegue con la respiración al pulmón y los bronquios, logrando una acción local broncodilatadora o antiinflamatoria para que el aire entre más fácilmente a los pulmones.
  • Cremas tópicas: las cremas que se aplican sobre los eccemas, ronchas y zonas sensibilizadas para evitar los picores, la descamación y lograr su desaparición si se es constante en el tratamiento.

Inmunoterapia: vacunas que contienen los alérgenos específicos, se inyectan en la piel periódicamente en pequeñas proporciones para lograr una desensibilización del sistema inmunológico y que este no actúe ante la presencia del alérgeno. El alergólogo que recete el tratamiento hará una revisión anual de la evolución ante las vacunas y decidirá cuando terminarlo, pero lo normal es que dure entre cuatro o cinco años.

No hay comentarios

Dejar respuesta