Propiedades medicinales de la sandía

191

sandia

La sandía es una fruta propia de la temporada de verano muy dulce y que nos rehidrata con su gran cantidad de agua. El responsable de su color rojizo es el licopeno, un gran antioxidante que también es el colorante de otras frutas y hortalizas como el tomate.

Pero no solo el licopeno es el responsable de sus efectos beneficiosos para la salud, conoce los valores nutricionales de la sandía y sus propiedades medicinales y dietéticas.

La sandía nos ayuda a adelgazar, pues es un 90% agua y sólo nos aporta unas 20 calorías por cada 100 gramos, de los cuales corresponden a 7 gramos de carbohidratos y menos de 1 gramo de proteínas y grasa. Además es rica en fibra, que ayuda a depurar el organismo.

El licopeno que le da color es un antioxidante anticancerigeno y aliado del corazón que previene las enfermedades cardiovasculares, en especial mejora la hipertensión arterial y las funciones del corazón.

La sandía es de los pocos alimentos que contiene citrulina, un aminoácido esencial que potencia sus propiedades beneficiosas para el sistema cardiovascular, pues también contribuye en el correcto funcionamiento de la circulación y del corazón. La citrulina también contribuye en la síntesis de la arginina, muy importante en la formación de proteínas y moléculas, por lo que es muy beneficioso para personas con quemaduras, traumatismos, insuficiencia renal y resección masiva del intestino delgado.

La citrulina también beneficia a deportistas, pues ayuda a producir de forma natural moléculas como el óxido nítrico, un regulador de la circulación y el corazón que actúa como vasodilatador, antitrombótico y mejora la concentración de la glucosa en sangre, ayudando a la oxidación de la glucosa muscular y de las grasas. Para las agujetas se recomiendan los zumos de sandía, que reducen el dolor tras el deporte por sus numerosas propiedades beneficiosas para nuestros músculos.

Entre sus otros nutrientes también encontramos antioxidantes como las vitaminas C y A, betacarotenos beneficiosos para la piel y los ojos, y además nos aporta potasio, magnesio y ácido fólico.

El consumo regular de sandía previene y mejora la obesidad, la hiperglucemia, la dislipemia y previene las enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares y el síndrome metabólico.

No hay comentarios

Dejar respuesta