Propiedades del té rojo

te rojo

El té rojo también conocido como pu-erh, nombre de la región china de donde proviene, es una de las bebidas con más beneficios y menos contraindicaciones, considerándose  un té medicinal por sus propiedades curativas. Además se considera un gran adelgazante, antioxidante, digestivo, diurético y depurativo.

Es un tipo de que debe sus propiedades a su proceso fermentación que dura el doble de lo habitual, durante el cual se enriquece de los microorganismos que nos aportan sus cualidades beneficiosas, y es durante su largo curado cuando adquiere su color rojo tan característico.

  • Adelgazante y saciante: se aconseja en dietas de adelgazamiento, considerándose un quemagrasas natural por su efecto termogénico que aumenta el metabolismo, aumentando nuestro gasto calórico. Tiene un gran poder saciante reduciendo el hambre y la ansiedad que aparece más a menudo cuando estamos a régimen.
  • Diurético, depurativo y desintoxicante: el consumo habitual de esta bebida reduce los niveles ácido úrico, triglicéridos y de colesterol malo en sangre, ya que al aumentar el metabolismo hepático ayuda a eliminar toxinas acumuladas en el hígado y el riego sanguíneo. Previene y mejora la arteriosclerosis al proteger las paredes de los vasos sanguíneos. También favorece la expulsión del alcohol del hígado, recomendándose en casos de intoxicación etílica y en las resacas.
  • Digestivo: propicia las secreciones y encimas que intervienen en los procesos gastrointestinales, mejorando la digestión, el movimiento intestinal, y protegiendo la mucosa intestinal de infecciones y parásitos. Al propiciar los movimientos intestinales previene el intestino perezoso y combate el estreñimiento.
  • Antibiótico: ayuda a eliminar los microorganismos y bacterias y previene la caries.
  • Antidepresivo: aumenta la circulación sanguínea en el cerebro y reduce las pulsaciones.

Para beneficiarte de sus propiedades debes tomar tres tazas de té rojo al día, pero si se toma a partir de la merienda puede causar insomnio. Se debe realizar la infusión siempre con agua, ya que la leche puede neutralizar los efectos antioxidantes del té. Los taninos presentes en el té pueden reducir la absorción del hierro, por lo que se debe de evitar en casos de anemia ferropénica.

No se recomienda a niños, mujeres embarazadas o lactantes, personas con anemia, gastritis, úlcera, hipertiroidismo o nerviosismo. Tampoco se debe tomar tras comer cordero o zumo de pomelo, ya que puede ejercer efectos contraproducentes.

Deja un comentario