Los peligros del parásito anisakis

anisakis

El anisakis simplex es un parásito en forma de gusano que alcanza su forma adulta en pescados grandes y mamíferos marinos que se alimentan de crustáceos, pescados pequeños y cefalópodos como el calamar. Estos peces más pequeños ya lo han ingerido previamente alimentándose de los huevos de anisakis presentes en las heces de los pescados infectados, que crecerán en ellos convirtiéndose en larvas.

Este parásito por lo tanto se puede contraer a través del consumo de pescados crudo o poco hecho que esté infectado y supone un gran riesgo para la salud. Conoce los peligros del parásito anisakis y sus síntomas para poder detectarlo a tiempo.

El parásito anisakis vive en el tracto digestivo del pez, y cuando este muere sus larvas se trasladan a sus vísceras y músculos, a veces traspasando incluso la piel del pescado. Estas larvas mueren si el pescado infectado se cocina a partir de los 60ºC durante unos 10 minutos, por ello es muy importante cocinar el pescado suficiente tiempo, aunque también se recomienda congelarlo antes al menos 24 horas para matar al parásito.

Las personas podemos contraer este parásito si consumimos las larvas de este pescado crudo o poco cocinado, es por ello que los primeros casos se dieron en paises como Japón y Holanda, donde el consumo de pescado crudo es más común, aunque los casos también se han dado en Estados Unidos, Francia o España entre otros, por ello los controles veterinarios en nuestras lonjas para detectar parásitos son cada vez más habituales y estrictos.

Estos pescados crudos suelen presentarse salados, ahumados, en vinagre, marinados o poco cocinados cuando se hacen en el microondas o a la plancha por ejemplo. Entre las especies que suelen estar más infectadas encontramos abadejo, arenques, bacalao, boquerones, bonito, caballa, jurel, pescadilla, merluza, salmón, sardinas y calamares. La presencia del parásito es distinta en cada lugar, por ejemplo en el Mar Mediterráneo es muy escasa, pero los pescados que se evisceran rápidamente en alta mar tras la captura presentan menos riesgos de padecerlos.

Los síntomas si se contrae este parásito afectan al tracto gastrointestinal donde se depositan las larvas, y se pueden confundir con los síntomas propios de las apendicitis, ileítis, úlcera gástrica o tumores intestinales. Estos síntomas suelen aparecer entre las 48 horas y 72 horas siguientes al consumo del pescado y se suelen presentar en forma de dolor o hinchazón abdominal, náuseas, vómitos y diarreas, y en los casos más graves pueden perforar el estómago o los intestinos para trasladarse a otros órganos o tejidos.

Los alérgicos al anisakis también pueden experimentar erupciones cutáneas o grandes ronchas, sobretodo alrededor de los ojos y labios o en manos, pies y garganta, pero el síntoma alérgico más grave es el shock anafiláctico que puede ser mortal y precisará un ingreso hospitalario inmediato. En el caso de los alérgicos se detectará a través de la presencia de anticuerpos o con pruebas alérgicas de sensibilidad cutánea.

Si estos síntomas se presentan tras el consumo de pescado crudo o mal cocinado debe comunicárselo a su médico para no confundir los síntomas, y éste para comprobarlo y poder extraer las larvas procederá a realizar una gastroendoscopia o una colonoscopia, pero en casos de mayor gravedad se realizará a través de cirugía.

Deja un comentario