malos hábitos

Los malos hábitos más comunes en la alimentación

Como ya te contamos en anterior ocasión, los malos hábitos a la hora de comer pueden ser mucho más perjudiciales para nuestra salud de lo que creemos.

Dicho esto, a continuación te dejamos algunos consejos para que puedas mejorar tus hábitos y tener algo más cerca los objetivos propuestos.

Comer deprisa: la comida debe durar como mínimo 20 minutos, que es el tiempo que tarda el estómago en sentirse saciado. Para que no pase el tiempo demasiado rápido ante la mesa, mastica correctamente saboreando los alimentos, y come en un lugar tranquilo, lejos del estrés. De esta manera, comerás menos y no te quedarás con hambre.

Comer sin horario: los horarios de las comidas tienen que seguirse regularmente, debemos comer mínimo tres veces al día. Pero si quieres adelgazar o simplemente comer mejor, te aconsejamos realizar 5 comidas diarias, así mantendrás tu metabolismo activo durante el día, comerás menos cantidad en cada comida y no te dará hambre tan pronto. Recuerda no cenar demasiado antes de acostarte si quieres dormir bien.

Prejuicios con los alimentos: los alimentos como el pan, las legumbres o las patatas son estupendas fuentes de hidratos de carbono y muy sanas, necesarias para tener energía suficiente durante el día. Y aunque se crea lo contrario, su uso moderado en las comidas no engorda, sólo los limitaremos en la cena.

Una dieta monótona: una dieta debe ser variada para evitar el aburrimiento, se recomienda tomar al día:

  • dos o tres raciones de lácteos
  • dos de verduras u hortalizas
  • de tres a cinco raciones de cereales o féculas
  • dos raciones de alimentos ricos en proteínas
  • dos raciones de frutas

Si algún día se te antoja algo dulce, sustituye ese capricho por fruta y deja las tentaciones para un día premio que elegiremos de la semana.

Esto son sólo algunos de los consejos que te podemos dar para mejorar tu dieta y tus hábitos para conseguir tus objetivos, como por ejemplo, adelgazar y tener mejor figura. Hay muchos más consejos, ¡síguenos!

Deja un comentario