Las dietas disociadas, más faciles de seguir

Las dietas disociadas son las más fáciles de seguir, ya que en lugar de restringir comidas o alimentos, consiste en separarlos a la hora de comer, es decir, no mezclar en la misma comida hidratos de carbono con proteínas.

Al no mezclar estos nutrientes en las comidas las digestiones serán mucho más ligeras, evitaremos el hinchazón abdominal, propio de digestiones lentas, y conseguiremos adelgazar  tres kilos al mes sin pasar hambre, incrementando tus resultados si la combinas con una hora diaria de ejercicio físico y bebiendo al menos dos litros de agua al día.

Entre los alimentos ricos en hidratos de carbono están los cereales, el pan, las patatas, pasta, arroz, y legumbres. Los alimentos ricos en proteínas son la carne y el pescado, los productos lácteos y los huevos.

De esta manera, en vez de mezclar la carne o el pescado con guarniciones, lo que haremos será separarlos, comiendo al mediodia alimentos altos en hidratos que nos aporten energía suficiente durante el día, y dejando para la noche los alimentos ricos en proteínas.

Que alimentos puedes tomar en cada comida:

Desayuno:  café, té, infusión o zumo acompañado de yogur, cereales, o tostadas con aceite de oliva o mermelada

Almuerzo: verduras o legumbres con pan, pastas, arroz,  o patatas. De postre podemos tomar infusiones digestivas y adelgazantes, de té verde por ejemplo.

Cena: Verduras más proteína (carne, pescado, huevos, queso, leche, yogur, tofu, tempeh, soja, levadura de cerveza, lentejas, garbanzos o cualquier otro tipo de legumbre).

A media mañana o en la merienda, para añadir vitaminas y fibra a nuestra dieta tomaremos fruta o  frutos secos, pues en estas dietas como norma la fruta también se toma fuera de las comidas principales.

Si al principio sientes más ansiedad, puedes acompañar tus comidas y cenas con una buena ensalada mixta, lo que te llenará más sin ralentizar tu digestión.

Deja un comentario