La cura del sirope de savia con zumo de limón

La cura del sirope de savia de arce y palma con zumo de limón es un tratamiento desintoxicante para el organismo con el que además de eliminar toxinas, se puede adelgazar de 5 a 10 kilos en 10 días. Esto sin duda suena bastante increíble y arriesgado, pero es posible, ya que con esta cura lo que hacemos es un ayuno, es decir, que sólo se toma el preparado de sirope de arce con zumo de limón durante esos 10 días de tratamiento. Cada día se pueden tomar de 6 a 10 vasos grandes, incluso alguno más si sientes bastante hambre.

Si no te ves capaz de hacer un ayuno completo, también puede hacerse un semiayuno, en el cual se sustituye una comida por el sirope de savia con zumo de limón, normalmente el desayuno y/o  la cena. El semiayuno puede realizarse entre 10 y 30 días.  Para facilitar la acción depurativa eliminaremos los alimentos ricos en toxinas, como la sal, los embutidos, las carnes rojas, el pan y las harinas, los fritos, lácteos, café, alcohol y bebidas carbonatadas.

Cómo se prepara el sirope de savia:

  • En una botella de agua se añaden doce cucharadas soperas de sirope de savia y el zumo de tres limones recién exprimidos.
  • Si sólo necesitamos un vaso grande añadiremos dos cucharadas soperas de sirope de arce y el zumo de medio limón.

Se le añade agua tibia o fría y opcionalmente podemos darle algo de sabor con pimienta de cayena en polvo, que contrarresta la posible bajada de temperatura corporal durante el ayuno.

Este tratamiento nos ayudará a desintoxicarnos y perder peso a la vez que perdemos grasa, ya que nos ayuda a expulsar toxinas y grasas acumuladas sin perder la energía, pues esta bebida tiene propiedades energéticas y nutritivas: nos aporta minerales como calcio, fósforo, zinc, sodio, potasio, manganeso, hierro y  magnesio, además de vitaminas A, E, B1, B2 y B6. Además el limón nos aporta vitamina C que protege al hígado en su desintoxicación.

Una vez terminemos la cura, debemos hacer una transición alimenticia que durará aproximadamente una semana, en la que podremos comer frutas, zumos o caldos vegetales, y añadiremos poco a poco alimentos sólidos a nuestra dieta. Obviamente si no queremos recuperar el peso perdido rápidamente debemos evitar los picoteos, los atracones y en general los malos hábitos, y ayudaremos a mantenerlo realizando ejercicio físico diario y bebiendo mucha agua.

Deja un comentario