La avena, propiedades y beneficios

La avena es un cereal único e irrepetible. Es el mejor cereal para las dietas de pérdida de peso, y también una gran elección para los que practican deporte. No tiene rival en su categoría, y nosotros te explicamos por qué.

Si preguntamos a un grupo de deportistas, seguramente buena parte de ellos afirmarán de manera rotunda que la avena es la base de su alimentación. Es especialmente recomendada para el desayuno, antes de entrenar, y por supuesto es perfectamente válida para la comida, e incluso para la cena. El por qué de su gran variedad de posibilidades en la dieta diaria se debe a sus excelentes propiedades nutricionales.

Hablando de sus propiedades, la avena cuenta mayormente con hidratos de carbono de excelente calidad y complejos, que proporcionan energía durante varias horas después de su ingesta. También contiene un alto valor en proteínas vegetales, ideales para completar nuestra alimentación. Además de proteinas y de un pequeño porcentaje de grasas saludables, el contenido en fibra es de un 10%, siendo uno de los cereales y alimentos en general con más fibra que están disponibles en la actualidad. Un dato muy importante y que recalca la importancia y los beneficios de la avena en una dieta.

Los beneficios principales de la avena recaen en que es ideal para una dieta de pérdida de peso. Gracias a sus hidratos de carbono complejos, la sensibilidad insulínica es muy baja y permite al cuerpo obtener energía de forma controlada, evitando los picos de insulina y como tal, el aumento de grasa corporal. Esto es especialmente beneficioso en el desayuno o antes y después de practicar deporte, que es cuando el cuerpo tiene más sensibilidad a la insulina.

Cómo preparar la avena

Una excelente forma de preparar la avena es con leche. Ya sea leche normal o de soja, la mezcla tanto de leche como de avena suele ser un desayuno, almuerzo o merienda ideal. Nosotros te proponemos mezclar un tazón de leche con 30 o 50 gramos de avena. Si quieres tomártelo en frío, puedes hacer la mezcla por la noche y dejarla remojando en la nevera hasta el día siguiente, así obtendrás una mezcla suave y deliciosa.

Si por el contrario prefieres tomarte una buena avena caliente, puedes añadir la leche en un cazo a fuego lento e ir añadiendo la avena poco a poco e ir removiendo, obteniendo así una gacha de avenas deliciosa sobre todo, en invierno y otoño. Puedes añadir trozos de fruta o de frutos secos para darle más sabor, o un poco de canela. Para endulzarla utiliza algún edulcorante, evita el azúcar.

Deja un comentario