La anemia megaloblástica o perniciosa

anemia megaloblastica perniciosa

La anemia megaloblástica o perniciosa, es un tipo de anemia provocada por la falta de vitamina B12. Esta vitamina es muy importante para el buen funcionamiento de nuestro organismo, ya que interviene en la formación de los glóbulos rojos, encargados de transportar el oxígeno a través de la sangre.

Si tenemos una deficiencia de vitamina B12 se disminuye el número de glóbulos rojos en sangre a la vez que éstos auméntan de tamaño para compensar esa falta. Es difícil de detectar una carencia de esta vitamina ya que los síntomas suelen aparecer a los 2 o 3 años en forma de fatiga, debilidad, caída excesiva de cabello, irritabilidad y pérdidas de memoria.

Los nutrientes que necesita nuestro organismo para producir correctamente los glóbulos rojos son principalmente el hierro, las vitaminas del complejo B y los folatos. La anemia megaloblástica o perniciosa suele aparecer por  una alimentación pobre en vitamina B12 o por una mala absorción de este.

Nuestro organismo puede dejar de asimilar correctamente la vitamina B12 por diversas razones médicas: falta de la proteína básica para la absorción de la vitamina que se encuentra en la mucosa gástrica, ausencia de ácido clorhídrico en las secreciones gástricas (aclorhidria), por extracción total o parcial del estómago, enfermedades del páncreas o del ileón (la parte del intestino delgado donde se absorve esta vitamina).

Otros factores que dificultan la absorción de esta vitamina son los embarazos, en los que aumenta el volumen de la sangre, el alcoholismo, o la falta de folatos en sangre (vitamina que también interviene en la formación de los glóbulos rojos).

Tratamientos

Si la causa se debe a nuestra alimentación, debemos mejorar nuestra dieta comiendo de forma saludable y variada, podremos tomar alimentos determinados o complementos alimentarios ricos en vitamina B12 y dependiendo del grado de la anemia se pueden recetar complejos vitamínicos.

Si la causa se debe a una mala absorción el tratamiento se administra de forma intravenosa mediante inyecciones de vitamina B12 durante un tiempo determinado por un especialista.

Los alimentos ricos en vitamina B12 son las carnes rojas, aves, pescados y mariscos, lácteos, huevos, y cereales. Esta vitamina escasea en alimentos de origen vegetal, por lo tanto este tipo de anemia suele aparecer más en personas vegetarianas, veganas o que siguen regímenes muy extrictos. En estos casos los se les tratará con complementos alimenticios de algas marinas ricas en vitaminas del grupo B como puede ser el fucus, y se les recomienda el consumo de alimentos procedentes de la soja.

Deja un comentario