Viernes , 21 noviembre 2014

La anemia ferropénica


anemia

La anemia la causa principalmente la falta de hierro en la alimentación, o una pérdida de sangre importante por hemorragias, causando un descenso de la hemoglobina que se encuentra dentro de los glóbulos rojos de la sangre. A esta anemia la llamamos anemia ferropénica, y suele aparecer más en mujeres por la pérdida de sangre que se produce durante la menstruación, apareciendo también con frecuencia durante el embarazo.

Se detecta en un análisis de sangre o hemograma, donde se aprecian los niveles de hemoglobina o de glóbulos rojos bajos. La hemoglobina es la molécula que se encarga de transportar el oxígeno a las células de nuestro cuerpo, por eso los síntomas más notorios de esta enfermedad serán fatiga, cansancio, bajadas de tensión, pulso acelerado, mareos, confusión, dolores de cabeza, dificultad para respirar, piel pálida, hormigueo y hasta estreñimiento.

Todos estos síntomas impiden a la persona anémica concentrarse y realizar esfuerzo físico, pudiendo provocar hasta ataques cardíacos si el corazón no recibe suficiente oxígeno.

Los tratamientos de la anemia dependerán de las causas que la provoquen, y suelen ser: transfusiones de sangre, medicamentos como corticoesteroides que inhiben el sistema inmunitario, o eritropoyetina que ayuda a la médula osea a producir más células sanguíneas, y suplementos de vitaminas y minerales, especialmente hierro, vitamina B12 o ácido fólico.

La anemia ferropénica dependiendo de la causa que la provoque, aparece más en personas celíacas, vegetarianas, o personas que sufran de enfermedad de Crohn, úlcera péptica, o que consuman habitualmente medicamentos para la artritis, ibuprofeno o ácido acetilsalicílico. A todas estas personas y a las personas anémicas por no tener una alimentación adecuada se les recomienda seguir una dieta rica en hierro durante al menos un año, añadiendo a su dieta alimentos específicos y tomando suplementos de hierro.

Alimentos ricos en hierro:

  • Pescados en general.
  • Carnes: el hígado contiene mucho hierro, seguido del pollo, el pavo y las carnes rojas.
  • Legumbres: lentejas, fríjoles, guisantes y semillas de soja.
  • Huevos: especialmente la yema.
  • Cereales: integrales, como el arroz o el pan integral y la avena.
  • Verduras: en especial las espinacas, acelgas, col rizada, brócoli, alcachofa, lechugas y vegetales de hoja verde.
  • Frutos secos: cacahuetes, almendras, pistachos, nueces, semillas de giralos o de sésamo, etc.
  • Frutas: ciruelas pasas, uvas pasas y albaricoques.

Las Vitamina C ayuda en la absorción del hierro, recomendándose a las personas con anemia tomar zumos de cítricos como de naranja tras las comidas. Al contrario pasa con el café y las infusiones de té, que contienen taninos que dificultan la absorción de hierro.

Acerca de María del Mar López

Soy apasionada del fitness y del culturismo. Desde pequeña, me fascinaba el Sr. Arnold Schwarzenegger,

Deja un Comentario

Scroll To Top