Errores más comunes en el gimnasio

157

Gimnasio

A la hora de practicar ejercicio debemos tener en cuenta diversos factores para evitar lesiones y lograr nuestros objetivos de la forma más adecuada. Si realizamos ejercicio sin saber si estamos haciéndolo bien no sólo no conseguiremos los resultados óptimos, sino que pondremos en peligro nuestra salud.

Te señalamos los errores más comunes en el gimnasio para que los tengas en cuenta a la hora de hacer tus ejercicios:

Levantar demasiado peso

Levantaremos un peso con el que nos encontremos cómodos y progresaremos poco a poco entrenando nuestra fuerza, siempre calentando con poco peso antes de coger un peso mayor. Si levantamos demasiado desde un principio, lo único que conseguiremos serán lesiones y dolores que no nos frenarán a la hora de progresar y conseguir resultados.

No seguir una rutina organizada

Debemos repartir las sesiones de ejercicio entre varios días de la semana, descansando al menos 24 horas entre ellos para no sobre esforzar los músculos y estos puedan recuperarse. Por lo tanto no debemos concentrar todo el trabajo en un día o dos, porque someteremos al cuerpo a un sobre esfuerzo del que le costará demasiado recuperarse.

Hacer ejercicio en ayunas o no alimentarse adecuadamente

Esto contribuye a que podamos sufrir hipoglucemias, es decir, que baje el azúcar en sangre y nos dé una bajada de tensión o un “yuyu”. Tanto si no comemos nada antes de hacer ejercicio como si comemos demasiado justo antes del ejercicio, tendremos sensación de malestar durante los ejercicios, lo que nos dificultará realizarlo correctamente y nos impidirá mejorar. Debemos realizar siempre una comida preentreno y esperar después al menos una hora hasta hacer los ejercicios.

No comer ni beber suficiente

Debemos hidratarnos adecuadamente, pues al hacer ejercicio sudamos y perdemos mucho líquido, que debemos reponer tomando 2 litros de agua al día para mantener nuestro cuerpo hidratado. También debemos de tener en cuenta que los días de entreno tendremos que comer más para ayudar a nuestros músculos a recuperarse, de lo contrario lo único que conseguiremos será que se consuman a ellos mismos, creando un efecto contraproducente.

No estirar

Es muy importante estirar siempre tras cada sesión de ejercicio para mejorar nuestra flexibilidad, reducir la rigidez muscular y las agujetas, además de prevenir lesiones, dolores y mejorar la postura. Pero no debemos forzar el cuerpo a la hora de estirar, porque debilita los tendones, ligamentos y músculos, tenemos que encontrar la postura en la que notemos una leve tensión y quedarnos en esa posición unos 20 o 30 segundos.

Hacer ejercicio antes de dormir

El ejercicio estimula el sistema central activándonos y aumentando nuestro metabolismo, por lo que nos costará demasiado dormir si realizamos ejercicio horas antes de dormir. Recomendamos ejercitar al menos unas 5 horas antes de irnos a dormir.

Usar ropa inadecuada

Usaremos ropa deportiva transpirable y flexible que nos permita una movilidad absoluta, si salimos a correr o en bicicleta a la calle debemos llevar ropa o accesorios claros o fluorescentes que te hagan visible. No debemos abrigarnos demasiado para hacer ejercicio ni usar ropa que caliente demasiado, pues no nos ayuda a adelgazar, solo a perder agua, y dificulta el rendimiento. Las zapatillas tendrán que cambiarse periódicamente.

Nadar sin gafas, gorro y tapones

Con el cloro o la sal del mar los ojos se irritan y el pelo se reseca, por lo que debemos protegerlos, al igual que los oídos para evitar que entre agua en ellos.

Pedalear con el asiento de la bicicleta bajo

Puede perjudicar las rodillas, por lo que el asiento debe estar lo suficientemente alto como para tener las piernas algo estiradas y no muy encogidas.

No hay comentarios

Dejar respuesta