Empezar a correr, guía sencilla para iniciarse en el Running

40

Ahora que ya estamos en plena primavera y con el cambio de horario, todo se pone a favor para salir a correr. Una de las actividades deportivas mejor valoradas por miles de personas, y que se practica día a día en todo el mundo.

Ya sea en el campo o en carretera, correr reporta numerosos beneficios y puede practicarlo cualquier persona que esté en un buen estado físico. Denominado de forma técnica Running, esta actividad es el primer paso para todos aquellos que quieran mejorar su forma física y sus capacidades psicomotrices. Nosotros te proponemos una pequeña guía con varios consejos para que empieces a correr hoy mismo, de forma segura y asegurándote que haces lo correcto para comenzar a mejorar tu cuerpo hoy mismo.

Lo primero que debes hacer es valorar cuál es tu estado físico actual. Si tienes un físico normal o tienes algo de sobrepeso, puedes comenzar a correr varias veces a la semana para ir tomando una base deportiva. Si de lo contrario tienes un sobrepeso importante, debes plantearte comenzar andando y andar rápido para que tus articulaciones, especialmente las rodillas y los talones, se acostumbren poco a poco al ejercicio físico. De lo contrario, puedes arriesgarte a una lesión.

Antes de salir a correr, busca un lugar de larga distancia, con un suelo firme -evita los caminos abruptos y con dificultades-, y por supuesto ponte unas zapatillas de Running que sean cómodas y se adapten a tu estilo de pisada. Es muy importante utilizar unas zapatillas deportivas y evitar los calzados planos o rígidos. Con una zapatilla de buenas características aseguras no sólo una pisada correcta, sino también comodidad en los huesos del pie y flexibilidad para el conjunto en sí mismo. Evita las horas de máximo Sol y aprovecha el amanecer o las horas próximas al atardecer. A pesar de que por estas fechas suele hacer ya una agradable temperatura, no te arriesgues a llevar camiseta corta y sal con ropa de manga larga.

Planificar rutina de Running

Para empezar, con que salgas a correr tres días a la semana, es suficiente. Proponte una meta realista y lleva un ritmo cómodo, no tengas prisa ni fuerces tu cuerpo y tu capacidad cardiopulmonar en las primeras semanas, puesto que tu cuerpo no está preparado para ello. Corre de cinco a quince minutos, estirando de forma leve antes y de forma más intensa después. Pasados unos días, puedes comenzar a realizar varios bloques de diez, quince minutos. De esta manera, puedes correr en total algo más de media hora dividiendo en dos o tres bloques, asegurándote así una buena recuperación cardiopulmonar y no enfocar tanto el deporte a la resistencia en sí misma.

Como apunte interesante y consejo personal, evita correr hasta quedar exhausto, descansa y tómate tu tiempo. Para mejorar no busques avanzar más rápido de lo que tu cuerpo te permite. No tengas prisa, puesto que según se avanza y se toma fondo, las rutinas se pueden volver algo más complejas para mejorar aspectos en concreto. De esto, te hablaremos más adelante… por ahora, ¡sal a correr y disfruta!

No hay comentarios

Dejar respuesta