Ejercicio y adelgazar, no es una combinación obligatoria

Ya sea para tener mejor aspecto físico o para perder peso, ejercicio y adelgazar siempre van de la mano, no podemos negarlo. Es un pilar base.

Cuando se plantea una dieta de pérdida de peso o simplemente se busca perder grasa y bajar un par de tallas más, el primer consejo que nos solemos encontrar, con diferencia, es… ¡haz ejercicio! El ejercicio acaba siendo una parte fundamental y obligatoria que sigue cualquier dieta para perder grasa y tener en general una mejor salud vital. Sin embargo, es hora de plantearlo seriamente: ¿es algo imprescindible? ¿Es de verdad obligatorio hacer ejercicio para adelgazar y perder peso? 

Podemos decir que sí… pero también que no. Es una cuestión algo más complicada de lo que en un primer momento supone, y que por supuesto debemos entender antes de conocer nuestra meta y buscar cuál es el mejor camino para llegar hasta ella.

Perder una o dos tallas

 

En ocasiones, el objetivo y la meta puede ser sólo entrar en esa ropa que teníamos hace un par de años. Entrar en esos pantalones que están guardados desde hace años puede llegar a convertirse en un auténtico reto para muchas personas. Si estás conforme con tu físico y no puedes o quieres dedicar tiempo al ejercicio físico, entonces no te preocupes… porque con cambiar los hábitos alimenticios, será suficiente para que en cuestión de tiempo, incluso cuestión de pocas semanas, hayas resuelto tu problema con la ropa antigua… o  nueva.

Un ejemplo es que poco a poco disminuyas picar entre horas, sustituir la cena por una buena ensalada con carne o pescado, y reducir todo lo posible las grasas saturadas, sustituyéndolas por las grasas que se encuentran por ejemplo, en el aceite de oliva. También puedes cambiar carnes rojas por pollo, pavo y atún. Pequeñas modificaciones en nuestra dieta diaria que ya de por sí marcan el buen camino.

Mejorar aspecto físico

 

En este caso, ejercicio y adelgazar sí deben ir de la mano, y más que nunca. Por una parte, cambiar los hábitos alimenticios es un paso firme para comenzar a que el cuerpo se de cuenta de que toda esa grasa nos sobra. Comenzar a tener buenos hábitos y seguir una dieta saludable y estructurada es la base del camino hacia el éxito. Sin embargo, para tener un buen aspecto físico no basta con ello, sino que también debemos hacer ejercicio físico regularmente.

Si venimos de una dieta sedentaria, comenzar a caminar regularmente y practicar senderismo es un gran comienzo. Más tarde, practicar running, ir al gimnasio a realizar distintas actividades e incluso iniciarse en el fitness, son caminos seguros que nos llevarán a tener el aspecto físico que siempre hemos deseado. Siempre y cuando, como hemos dicho, este ejercicio sea regular, y forme parte de nuestra vida.

Deja un comentario