Broncea tu cuerpo sin dañar tu piel

50

Para conseguir el bronceado perfecto sin dañar nuestra piel debemos seguir los consejos de los dermatólogos a la hora de tomar el Sol este verano, pues aunque el Sol tiene muchas propiedades beneficiosas para la piel como la vitamina D, un exceso de luz solar nos puede costar como mínimo quemarnos, además de afectar a la firmeza de la piel o, en el peor de los casos, provocarnos cáncer de piel.

Con el fin de evitar los daños del Sol sobre nuestra salud debemos tomarlo con moderación, fuera de las horas centrales del día (desde las doce del mediodía  hasta las tres de la tarde) y siempre utilizando un buen protector solar como mínimo de factor 30 para que nos proteja de los rayos UV.

Es recomendable broncearse con la piel limpia, sin ningún tipo de maquillaje, mientras realizamos actividades o ejercicio y no exponerse directamente al Sol. Muy importante usar sombreros o gorros para evitar una insolación, y gafas de sol que protejan también nuestros ojos.

Debemos de tener en cuenta también el color de nuestra piel a la hora de broncearse, pues si tienes la piel clara tendrás mucha más tendencia a quemarte, por lo que necesitarías una protección solar de un factor mucho mayor para poder exponerte al sol de forma segura. Como por ejemplo, un fotoprotector de factor 50.

No olvides…

…beber agua durante la exposición para no deshidratarnos por la transpiración, que aumenta con el calor intenso, pudiendo nuestro cuerpo perder fácilmente hasta 3 litros diarios de líquido, por lo que debemos reponer esa falta para evitar la deshidratación.

Complementando al bronceado natural, podemos también utilizar los métodos artificiales como las cremas autobronceadoras, que podemos usar en cualquier época del año o cápsulas solares con extracto de zanahoria, que favorecen el bronceado de la piel y lo conservan mucho más tiempo después del verano.

No hay comentarios

Dejar respuesta