Alimentación en casos de úlcera

46

úlcera

En casos de úlcera péptica tanto gástrica como duodenal, la alimentación debe controlarse para no agravar los síntomas de esta enfermedad tan común entre la población. Las úlceras son erosiones o heridas en la piel o las mucosas del estómago en caso de úlcera gástrica, y en el intestino delgado o duodeno en casos de úlcera duodenal.

Los sintomas de la úlcera suelen aparecer en las digestiones, que suelen ser malas si comemos alimentos que agraven los síntomas, procovandonos ácidez, dolor y ardor estomacal o intestinal, náuseas, vómitos y distensión abdominal, provocando pérdidas de peso y en casos graves, hemorragias.

Esta enfermedad puede aparecer por diversas causas, entre ellos factores genéticos, pues es una enfermedad hereditaria. Entre otras, infecciones por bacterias, hiperacidez, abusar de alimentos demasiado grasos y de digestiones pesadas pesadas, consumir habitualmente alcohol y/o tabaco, estrés o preocupación o incluso cáncer. Si tienes síntomas propios de una úlcera recomendamos acudir al médico para que confirmar el origen del problema.

La úlcera es una enfermedad crónica con la que tendremos que convivir toda la vida. Al no tener cura lo único que nos puede recomendar un médico son protectores de estómago, antiácidos que activan y protegen las mucosas protectoras del estómago para que los alimentos no nos sienten tan mal. Pero para evitar la medicación debemos moderar los alimentos que nos perjudiquen, además de malos hábitos que agravan la enfermedad como el tabaquismo, el alcoholismo, y el consumo de fármacos antiinflamatorios como el ibuprofeno y analgésicos con ácido acetil salicílico como las aspirinas.

Lo mejor para combatir los problemas que causa una úlcera será mantener buenos hábitos alimenticios y evitar o moderar el consumo de ciertos alimentos perjudiciales:

  • Café o té: si son demasiado fuertes o cargados.
  • Lácteos demasiado grasos: como los quesos curados.
  • Fritos: incluyendo los rebozados y empanados.
  • Condimentos: salsas y especias demasiado fuertes, grasas, o picantes.
  • Embutidos: muy grasos como los chorizos, salchichas, butifarras, etc.
  • Potajes, cazuelas, guisos o estofados: los sofritos y subproductos cárnicos que se le añaden demasiado grasos y los condimentos fuertes como el pimentón son una auténtica bomba para las personas que sufren de úlcera, por lo que debemos evitar o moderar el uso de estos alimentos en la elaboración de estos platos.
  • Legumbres y verduras flatulentas: las legumbres y verduras que causan gases son muy difíciles de digerir, causándonos digestiones demasiado pesadas afectándonos especialmente en casos de úlcera.
  • Alimentos muy azucarados y grasientos: como los productos de bollería, chocolates y pasteles.
  • Pastas poco cocidas y pan recién hecho: pueden fermentar en el estómago causándonos molestias.
  • Pescados en salazón, ahumados, en vinagre o salsas picantes.
  • Bebidas alcohólicas, tabaco y medicamentos.

Se recomienda tomar tras las comidas infusiones digestivas que protegen la mucosa gástrica, en especial manzanilla, tilo, regaliz, malvavisco, milenrama y violeta.

No hay comentarios

Dejar respuesta