Aceite de rosa mosqueta

El aceite de rosa mosqueta es un gran regenerador de la piel, pues contiene ácidos grasos esenciales que nutren el colágeno, ayudan a la formación de células y al crecimiento de la piel.

Este aceite se obtiene de las semillas del fruto que produce la flor de la rosa mosqueta, un arbusto que crece en numerosos países de sudamérica. Está entre los aceites de cosmética más usados por sus numerosos beneficios para la piel, pues además de estar compuesto por ácidos grasos poliinsaturados como el linoleico, oleico y araquidónico contiene ácido transretinoico, flavonoides, vitamina C, taninos y betacaroteno.

Entre las numerosas propiedades del aceite de rosa mosqueta encontramos que es hidratante, reduce y previene las manchas, arrugas y las estrías. Mejora visiblemente las cicatrices, quemaduras, ladermatitis atópica, psoriasis, melanomas, eczemas, úlceras, llagas y en general pieles secas, castigadas o envejecidas. Se recomienda durante el embarazo para prevenir la aparición de estrías y para prevenir el escozor y enrojecimiento de la piel después de la depilación, pero no se recomienda a personas con piel grasa. También se utiliza como mascarilla para el pelo, aplicándolo con un algodón o un pulverizador sobre el pelo y dejándolo actuar unas horas antes de lavarlo.

Dónde comprar aceite de rosa mosqueta: lo encontramos en una gran cantidad de productos cosméticos para la piel, pero también lo encontraremos en estado puro en farmacias o herbolarios. Se puede aplicar directamente sobre la piel o la zona que deseamos mejorar con un suave masaje hasta que se absorva, pero si nos parece demasiado graso o queremos que nos dure más, podemos añadir unas gotas del aceite en nuestra crema habitual.

Deja un comentario